domingo, 11 de abril de 2010

"Y SE ATREVIERON A SER LIBRES"

Hace unos años, fue bestseller un estupendo
libro de Richard Bach que se titulaba:
JUAN SALVADOR GAVIOTA.
Nos hablaba de una gaviota que se atrevió a
soñar. Le interesaba ser ella misma, vivir
intensamente, potenciar todos sus talentos
y posibilidades.
No aceptaba la vida monótona y siempre igual
de la bandada que sólo se atrevía a vuelos
rastreros, sin alma, detrás de los desperdicios
que arrojaban los barcos.
Ella sentía en su alma el llamado de las alturas,
la vocación de libertad. Por atreverse a proponer
una vida distinta, la aislaron, la dejaron sola,
la tacharon de loca, la desterraron.

Juan Salvador, la pequeña gaviota, aceptó la
soledad del aprender de nuevo, la soledad de
la búsqueda atrevida de mares nuevos, nuevos
cielos, nuevos horizontes. En lo profundo de
su corazón adolorido, sentía que sus alas
habían nacido para abrirse a la inmensidad
de lo desconocido.

Y se arriesgó. Tras muchos ensayos fallidos,
un día se encontró surcando los altos cielos,
azules, maravillosos, inmensos, con un halo
de eternidad. Y ese día entendió por qué y
para qué había nacido gaviota.
Palpó el vértigo de lo profundo, vivió la
originalidad, la iniciativa, la creatividad.
Experimentó las honduras de la perfección:
llegar hasta el final de lo emprendido,
llegar hasta la raíz, el manantial de su
propio ser.
Ya no se trataba tanto de buscar la libertad,
como de ser libre. Y se entregó apasionadamente
a ser ella misma, sin ataduras ni temores.

Pero Juan Salvador Gaviota seguía amando a
los suyos a pesar de que lo habían desterrado.
Y decidió volver a la bandada para enseñarles
que la vida podía ser algo mucho más interesante
que comer y disputarse los desperdicios de los
barcos.
Estaba seguro de que su empresa no iba a ser
nada fácil, que de nuevo lo aislarían,
lo ofenderían, pues no estaban dispuestos
a cambiar ni a escuchar tranquilamente
que alguien les hablara de la necesidad de cambio.
No importaba que no lo comprendieran:
con que una sola gaviota se atreviera a soñar
y emprender un nuevo vuelo, se justificaba
su aventura.
En el fondo de su corazón, Juan Salvador Gaviota
adivinaba que era imposible vivir intensamente
su libertad sin intentar liberar a otros,
que la plenitud implicaba el servicio.

Volvió sin prédicas ni alardes.
Sólo trataba de ser una auténtica gaviota
nacida para volar.
Poco a poco, algunas gaviotas jóvenes se
fueron acercando a presenciar su vuelo vigoroso.
Y le pidieron que les enseñara a volar.
No les importaba que la bandada los despreciara
y expulsara. Querían volar, experimentar otra vida,
atreverse a ser libres.

Y se atrevieron. A vivir y a volar.
A ser ellas mismas.

Image of  anidovl.gif Image of  anidovr.gif

Vivimos en un mundo que propone como
plenitud el acumular y consumir.
No hay espacio para vuelos de altura,
para la aventura de soñar.
Sólo cuenta el presente, la satisfacción
egoísta y mezquina de las propias necesidades,
la lucha despiadada por sobrevivir...
Cayeron las utopías, la pretensión de una vida
distinta, de un mundo mejor, de una sociedad
de hermanos.
Por eso, hoy más que nunca, necesitamos
Hombres y Mujeres que propongan con pasión
el abrirse a la plenitud de lo desconocido,
que nos levanten de tanto vuelo rastrero,
de tanta ilusión de plenitud en un mundo
sin horizontes ni sueños, que rescaten y
propongan con esperanzadora firmeza la
vuelta a la utopía, el atreverse a construir
un mundo donde sea posible la libertad
y la aventura del servicio.

"Todos podemos ser Maestros de vuelos
de altura, sembradores de utopía,
exploradores de nuevos cielos y mundos
más humanos construidos más allá de los
gritos y graznidos de la bandada;
para que otros vean en nuestras vidas
una invitación a trascender,
a ir más allá de sí mismos.
Una invitación al riesgo de volar."

No hay comentarios:

Publicar un comentario