miércoles, 22 de diciembre de 2010

Pensando...........positivo

Una  sonrisa amable y sincera es el pasaporte universal que facilita la entrada a muchísimos corazones. Una sonrisa amorosa es una caricia que enciende y mantiene viva la llama de la felicidad que produce el compartir, pues nadie logra ser suficientemente feliz aislado de los demás y encerrado en sí mismo. La sonrisa nacida en el corazón derriba barreras y construye puentes para comunicarnos con quienes necesitamos y con quienes nos necesitan.

Normalmente todas las personas quieren triunfar y ser felices, pero sólo lo logran algunos, quienes? Los que apuestan con su corazón, los que cultivan y desarrollan su mejor potencialidad con base en: TRABAJO, PERSEVERANCIA, DISCIPLINA, FE, CONFIANZA, OPTIMISMO y mucho, pero mucho AMOR!! Amor por sí mismos, por su tarea, por sus semejantes, por lo que son y por lo que hacen, Piénsalo.
Si tienes suficiente fe en ti mismo y en tus dones, atributos y capacidades, si perseveras con paciencia y disciplina, si laboras con entusiasmo y perseverancia... podrás lograrlo!, podrás hacerlo realidad!. Encamínate hacia tu objetivo con la certeza de que puedes lograrlo.
Todo aquello que seas capaz de imaginar y visualizar, todo aquello que tu imaginación pueda crear en tu mente, si logras amarlo con intensidad y con todas las fuerzas de tu ser... podrás hacerlo realidad ¡

La imaginación y la creatividad son regalos gratuitos de nuestro Creador y los hemos recibido por alguna razón valedera y positiva. Indudablemente estas herramientas también requieren práctica de nuestra parte. La creatividad y la imaginación pueden ser la mejor solución para encontrar tu camino en las adversidades y en épocas de confusión. Cultívalas.
Serénate, sólo así podrás enfrentar tus dificultades con alguna posibilidad de solución. Si tienes dificultades, necesitas todas tus energías y tu paz interior, no las malgastes alterándote y dejándote llevar por algún desorden emocional. La paciencia, la calma y la objetividad serán la plataforma que te permitirán encontrar soluciones y respuestas adecuadas.

Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la esperanza, y vive en su luz. Toma la bondad, y dónala a quien no sabe donar. Descubre el amor, y hazlo conocer al mundo. Mahatma Gandhi.

Aprovecha este día para que reflexiones profundamente en el hecho de que aquello que criticas en otras personas... es muy posible que tú también lo padezcas. Lo que no aceptas de otras personas... es muy posible que alguien más no lo acepte de tí. Tú no eres perfecto! Con que derecho señalas, criticas, calificas o descalificas a otros? Solo serás superior a ti mismo el día que aprendas a ser comprensivo y condescendiente; así como eres con los demás... así serán contigo.
Una imagen positiva de ti mismo realizará el prodigio de ayudarte a alcanzar logros sorprendentes. Retírate cada noche, ojalá durante una media hora, a visualizarte feliz y exitoso, realizando maravillosamente todos sus sueños y anhelos. Graba en tu mente un vivo retrato triunfante de ti mismo. Si persistes en este ejercicio durante un importante período de tiempo, te sorprenderás de los resultados positivos.
Pensamientos positivos y de felicidad son factores imprescindibles para tu bienestar y para que irradies alegría a favor de tus relacionados. Vive alegre, para que contagies alegría; vive optimista e infunde optimismo en aquellos a quienes amas. Una sana alegría atrae salud y libera tus energías positivas. Una parte muy importante de tu salud tiene que ver con tu equilibrio interno.
Si te agrada vivir en armonía en tu hogar y en tu medio social, esa paz con que sueñas depende de ti. Cultiva tu paz interior. Procura tu ecuanimidad. No te dejes desbocar ni arrastrar por tendencias ni por malas actitudes ajenas. Eres superior a cualquier desafío o error a que debas enfrentarte, sólo depende de ti, tu puedes, debes proponerte no perder la esencia interna de tu ser. Eso es armonía y paz interior.
Utiliza tu imaginación para visualizar lo mejor que puedes hacer que suceda con respecto a cualquier proyecto que tengas en proceso. Crea en tu mente la imagen de triunfo y éxito que mereces y necesitas. Tienes dentro de ti el potencial suficiente para los mejores logros que puedas imaginar, si amas y sostienes esa imagen permanentemente en ti.
El trabajo intelectual intenso demanda mucha dedicación y puede llegar a agotarte, dedica unos tres o cuatro minutos en la mañana y otros tantos en la tarde, para que hagas un vacío mental en completo reposo; así te librarás del cansancio acumulado que te puede llevar al estrés o al agotamiento. Lograrás así mayores niveles de eficiencia.
No olvides dedicarte hoy unos pocos minutos a relajarte totalmente para crecer dentro de ti y para darle algo de reposo a tu mente. Sólo siéntate solo y en silencio, relaja cada uno de tus músculos, cierra tus ojos y pon tu mente en blanco. Si te llega algún pensamiento sólo déjalo pasar, concéntrate solamente en la relajación total de tu cuerpo y de tu mente. Con que lo hagas solamente por tres minutos, será suficiente para tranquilizarte, desestresarte y poder continuar con renovados bríos.
Si sientes o piensas que ha pasado mucho tiempo sin los logros que deberías haber alcanzado, es posible que sólo estuvieses experimentado. Cometiendo los errores lógicos para tener la experiencia y el conocimiento de que hoy disfrutas. Nada se ha perdido si estás tomando conciencia de que el tiempo que ahora tienes a tu disposición lo puedes aprovechar para empezar a construir o a reconstruir.
Procura aprovechar cada minuto HOY, y cada minuto de cada día, a partir de hoy. Si hasta ahora sientes que nos has realizado las cosas buenas que un día soñaste o te propusiste, HOY es un excelente día para empezar de una vez por todas y definitivamente! No te sientes a lamentarte ni quejarte, ni sentirte culpable por lo que no has hecho, utiliza toda tu energía en hacer lo que tienes y debes hacer!
Deja de pensar en "imposibles" al iniciar cualquier proyecto. Cree en tus potencialidades! Escribe con letras destacadas: PUEDO HACERLO! YO SOY CAPAZ! Coloca esta afirmación positiva al alcance de tu mano y léela con frecuencia. Grábala firmemente en tu conciencia, insiste en visualizarte logrando lo que buscas. Persiste en progresar y trabaja para lograrlo con voluntad férrea y con una fe firme, Te maravillarás de las cosas sensacionales que lograrás.
Si te enfrentas a una dificultad, serénate y estudia con tranquilidad los diferentes factores que complican esa situación. Analizando calmadamente los hechos, puedes lograr una visión más objetiva del problema y encontrar la solución. Eres una persona dotada con la suficiente inteligencia para convertir las dificultades en oportunidades de bienestar.
Que todas tus acciones y palabras de HOY demuestren tu amor por la vida. Sé agradecido, por las cosas buenas que te sucedan, para que las merezcas y las multipliques. Y por las dificultades, pues son siempre una oportunidad de aprender, crecer y superarnos.
Una parte vital de tu mayor nivel de bienestar depende del juego armonioso de tu energía mental y espiritual. Si te dejas dominar por agresividad o cualquier otro desorden emocional, serás la primera víctima de una actitud desordenada. Procura conservarte centrado y armónico, sólo así darás los pasos correctos para lograr los mejores resultados.

El regalo más grande del mundo

"El día que mi María José nació, en verdad no sentí gran alegría porque la decepción que sentía parecía ser más grande que el gran acontecimiento que representa tener hijo. Yo quería un varón.
A los dos días de haber nacido, fui a buscar a mis dos mujeres, una lucía pálida y la otra radiante y dormilona. En pocos meses me dejé cautivar por la sonrisa de María José y por el negro de su mirada fija y penetrante, fue entonces cuando empecé a amarla con locura, su carita, su sonrisa y su mirada no se apartaban ni un instante de mi pensamiento. Todo se lo quería comprar, la miraba en cada niño o niña, hacía planes, todo sería para mi María José."
Este relato era contado a menudo por Randolf, el padre de María José. Yo también sentía gran afecto por la niña que era la razón más grande para vivir de Randolf, según decía él mismo. Una tarde estaba mi familia y la de Randolf haciendo un picnic a la orilla de una laguna cerca de casa y la niña entabló una conversación con su papá, un diálog que todos escuchamos...
-Papi, cuando cumpla quince años... ¿Cuál será mi regalo?.
-Pero mi amor si apenas tienes diez añitos... ¿No te parece que falta mucho para esa fecha?.
-Bueno papi, tú siempre dices que el tiempo pasa volando, aunque yo nunca lo he visto por aquí.

La conversación se extendía y todos participamos de ella. Al caer el sol regresamos a nuestras casas.
Una mañana me encontré con Randolf enfrente del colegio donde estudiaba su hija quien ya tenía catorce años.
El hombre se veía muy contento y la sonrisa no se apartaba de su rostro. Con gran orgullo me mostró el registro de calificaciones de María José, eran notas impresionantes, ninguna bajaba de nueve
puntos y los estímulos que les habían escrito sus profesores eran realmente conmovedores, felicité al dichoso padre y le invité a un café.
María José ocupaba todo el espacio en casa, en la mente y en el corazón de su familia, especialmente en el corazón de su padre. Todo ocurrió un domingo, muy temprano, cuando nos dirigíamos a misa... En ese momento María José tropezó con algo, o eso creímos todos, y ella dio un traspié. Sin embargo, en ese momento no cayó pues su padre la tomó de inmediato, evitando que se lastimara. De cualquier forma, ya instalados en el auto, vimos como María José se tumbó lentamente sobre el banco y casi perdió el conocimiento. Inmediatamente, buscando un taxi, la llevamos al hospital.
Allí permaneció por diez días y fue entonces cuando le informaron que su hija padecía de una grave enfermedad que afectaba seriamente su corazón, pero no era algo definitivo, que debían practicársele otras pruebas para llegar a un diagnóstico firme.
Los días iban transcurriendo, Randolf renunció a su trabajo para dedicarse al cuidado de María José, su madre quería hacerlo pero decidieron que ella trabajaría, pues sus ingresos eran superiores a los de él. Una mañana Randolf se encontraba al lado de su hija cuando ella le preguntó:
- ¿Voy a morir, no es cierto?. Te lo dijeron los médicos.
- No mi amor, no vas a morir, Dios que es tan grande, no permitiría que pierda lo que más he amado en el mundo- respondió el padre.

- ¿Van a algún lugar?. ¿Pueden ver desde lo alto a las personas queridas?. ¿Sabes si pueden volver?.
- Bueno hija, respondió, en verdad nadie ha regresado de allá a contar algo sobre eso, pero si yo muriera, no te dejaría sola. Estando en el mas allá buscaría la manera de comunicarme contigo, en última instancia utilizaría el viento para venir a verte.
- ¿Al viento?- replicó María José. - ¿Y cómo lo harías?.
- No tengo la menor idea hija, solo sé que si algún día muero, sentirás que estoy contigo cuando un suave viento roce tu cara y una brisa fresca bese tus mejillas.

Ese mismo día por la tarde, llamaron a Randolf, el asunto era grave, su hija estaba muriendo, necesitaban un corazón
pues el de ella no resistiría sino unos quince o veinte días más. ¡Un corazón!. ¿Dónde hallaría un corazón?. ¿Lo vendían en la farmacia acaso, en el supermercado, o en una de esas grandes tiendas que propagan por radio y televisión?. ¡Un corazón!. ¿Dónde?.

Ese mismo mes, María José cumpliría sus quince años. Fue el viernes por la tarde cuando consiguieron un donante, las cosas iban a cambiar. El domingo por la tarde, ya María José estuvo operada y todo salió como los médicos lo habían planeado. ¡Éxito total!.
Sin embargo, Randolf no había vuelto por el hospital y María José lo comenzó a extrañar. Su mamá tuvo que explicarle que ya que todo estaba bien, a partir de ese momento su papá era quien trabajaría para sostener la familia. María José permaneció en el hospital por quince días más, los médicos no habían querido dejarla ir hasta que su corazón estuviera firme y fuerte y así lo hicieron. Al llegar a casa todos se sentaron en un enorme sofá y su mamá con los ojos llenos de lágrimas le entregó una carta de su padre.
María José, mi gran amor:
"Al momento de leer mi carta, debes tener quince años y un corazón fuerte latiendo en tu pecho, esa fue la promesa de los médicos que te operaron. No puedes imaginarte ni remotamente cuanto lamento no poder estar a tu lado en este instante. Cuando supe que ibas a morir sentí que yo también moriría contigo, y me preguntaba ¿qué podía hacer?... después de tanto pensar y sentir mil cosas dentro de mi, decidí finalmente que la mejor manera de hacer algo por ti era darle respuesta a una pregunta que me hiciste cuando tenías diez años y a la cual no respondí. Decidí hacerte el regalo más hermoso que nadie jamás ha hecho. Te regalo mi vida entera, sin condición alguna para que hagas con ella lo que creas que es mejor, sintiendo muchas cosas bellas y sabiendo que en el mundo lo más importante es que quieras vivir, ¡Vive hija!. Te amo!!!!...

También quiero que sepas que hoy, mañana y siempre estaré a tu lado, siempre. Te Amo y siempre Te Amaré, porque eres lo más grande y hermoso que Dios me ha dado... siempre estaré contigo, siempre TE AMARÉ..."
María José lloró todo el día y toda la noche. Al día siguiente, fue al cementerio y se sentó sobre la tumba de su papá, lloró como nadie lo ha hecho y susurró:
-Papi ahora puedo comprender cuanto me amabas, yo también te amo aunque nunca te lo dije. Por eso también comprendo la importancia de decir "TE AMO". Y te pido perdón por haber guardado silencio... en ese instante las copas de los árboles se movieron suavemente y cayeron algunas flores.
Sintió María José que un suave viento rozó su cara y una brisa fresca besó sus mejillas. Alzó la mirada al cielo sintiendo una paz inmensa y dio gracias a Dios por eso. Se levantó y caminó a casa con la alegría de saber que lleva en su corazón "el amor más grande del mundo"...

domingo, 12 de diciembre de 2010

Todos vamos cambiando de nivel, como en una escalera

“La misión de tu vida, es subir al siguiente nivel.”Anthony Robbins

Imagina que estás frente a una gran escalera. Junto a ti está esa persona que es importante para ti (novio/a, esposo/a, amigo/a, etc.) y están fuertemente tomados de la mano.

Mientras están en el mismo nivel todo está perfecto, es disfrutable. De pronto, tú subes un escalón... pero esa persona no; esa persona prefiere mantenerse en el nivel inicial. Ok, no hay problema, es fácil aún así estar tomados de las manos.

Pero tu subes un escalón más, y esa persona se niega a hacerlo, las manos han empezado a estirarse y ya no es tan cómodo como al principio. Subes un escalón más... y ahora, el tirón es fuerte, ya no es disfrutable y empiezas a sentir que te frena en tu avance... pero tú quieres que esa persona suba contigo para no perderla.

Desafortunadamente para esa persona no ha llegado el momento de subir de nivel, así que se mantiene en su posición inicial. Subes un escalón más... y ya ahí sí es muy difícil mantenerte unido. Te duele y mucho; luchas por tu deseo de que esa persona suba, de no perderla... pero tú ya no puedes, ni quieres, bajar de nivel.

En un nuevo movimiento hacia arriba... viene lo inevitable...y se sueltan de las manos. Puedes quedarte ahí y llorar y patalear tratando de convencerle de que te siga, que te acompañe. Puedes, incluso, ir contra todo tu ser y tú mismo/a bajar de nivel con tal de no perderle, pero, después de esa ruptura en el lazo, ya nada es igual... así que, por más doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer más... sólo seguir avanzando... y esperar que, algún día, vuelvan a estar al mismo nivel.

Eso pasa cuando inicias tu camino de crecimiento interior. En ese proceso, en ese avance, pierdes muchas cosas: pareja, amigos, trabajos, pertenencias, todo lo que ya no coincide con quien te estás convirtiendo, ni puede estar en el nivel al que estás accediendo.

Puedes pelearte con la vida entera... pero el proceso así es. El crecimiento personal es eso, personal, individual, no en grupo...puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho mas que tu...pero es importante que estés consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.

Llega un momento...en tu escalera hacia convertirte en una mejor persona...en que puedes quedarte solo/a un tiempo... y duele, claro que duele, y mucho, pero luego, conforme vas avanzando, te vas encontrando en esos niveles con personas mucho mas afines a ti; personas que, gracias a su propio proceso, están en el mismo nivel que tú y que si tú sigues avanzando, ellos también.

En esos niveles de avance ya no hay dolor, ni apego, ni sufrimiento. Hay amor, comprensión, respeto absoluto.

Así es nuestra vida, amigos/as, una infinita escalera donde estarás con las personas que estén en el mismo nivel que tú, y si alguien cambia, la estructura se acomoda.

Me costó mucho soltarme, aún después de una fuerte ruptura, seguía viendo para atrás, esperando un milagro... y el milagro apareció; pero no de la manera en que yo hubiera supuesto... apareció bajo otros nombres... otros cuerpos... otras actividades....perdí un amigo/a.... y gané a 20 más... perdí un mal trabajo y ahora tengo un excelente trabajo y con oportunidades de tener más de lo que soñé alguna vez... perdí un auto que no me gustaba y ahora manejo el auto de mis sueños... perdí a una persona a quien creí amar, para darme cuenta que ahora lo que tengo en este momento de mi vida... ni siquiera podía soñarlo hace unos cuantos meses.

Cada pérdida, cada cosa que sale, es porque así tiene que ser; déjales ir y prepárate para todo lo bueno que viene a tu vida...tú sigue avanzando y confía, porque esta escalera es mágica y si no me crees... ¿por qué no lo compruebas por ti mismo/a?


AHORA, TODOS PODEMOS ENTEDER POR QUÉ NOS ENCONTRAMOS CON DIFERENTES PERSONAS EN LA VIDA Y POR QUÉ OTRAS SE QUEDAN ATRÁS.

¡ LA VIDA DEBERÍA SER AL REVÉS!

Se debería empezar muriendo y así ese trauma quedaría superado. Luego te despiertas en un Hogar de ancianos mejorando día a día. Después te echan de la Residencia porque estás bien y lo primero que haces es cobrar tu pensión. Luego, en tu primer día de trabajo te dan un reloj de oro. Trabajas 40 años hasta que seas bastante joven como para disfrutar del  retiro de la vida laboral. Entonces vas de fiesta en fiesta, bebes, practicas el sexo, no tienes problemas graves y te preparas para empezar a estudiar. Luego empiezas el cole, jugando con tus amigos, sin ningún tipo de obligación, hasta que seas bebé. Y los últimos 9 meses te pasas flotando tranquilo, con calefacción central, roomservice, etc. etc. Y al final... ¡Abandonas este mundo en un orgasmo!                             AHHH pues así sí!!!

La riqueza comienza en tu mente

¿Quieres seguridad económica o independencia? ¿Cuáles son tus creencias sobre el dinero? ¿Amas lo que haces? Son cuestiones claves para prosperar, en un mundo cambiante e inmerso en una crisis económica, en el que una de las soluciones más promisorias parece consistir en emprender y crear el propio puesto de trabajo
 A menudo, el divorcio entre "quiénes somos" y "lo que hacemos" nos conduce a llevar dos existencias paralelas: nuestra vida laboral o profesional por un lado, y nuestra vida privada, familiar o personal por el otro, las cuales raramente coinciden en cuanto a objetivos, niveles de satisfacción y compromiso, y dedicación.
Vivimos con naturalidad, y por la inercia de la costumbre y de lo que es habitual para la mayoría de la gente, en dos mundos paralelos, con reglas de juego diferentes, y a menudo contrapuestas, poniéndonos una máscara para ir al trabajo y relacionarnos, y quitándonosla en nuestra casa y con nuestra gente. A menudo olvidamos quiénes somos en realidad.
"Quizá esto sea frecuente pero no es natural. La falta de coherencia arruina muchas vidas en lo personal y en lo económico, y las consecuencias de trabajar en lo que no amamos nutre las consultas de los psicólogos", señala Raimon Samsó, (www.raimonsamso.com), asesor psicológico profesional y autor del libro "El código del dinero".
De la experiencia de este experto se desprende que, aunque parezca un lujo en estos tiempo de crisis, es más sencillo progresar económicamente cuando uno se centra en trabajar en lo que le gusta y le hace más feliz, en aquello que se halla en conexión con sus deseos y afinidades,
en vez de pensar exclusivamente en aumentar el saldo de la cuenta bancaria o acumular bienes materiales.
Algunas corrientes de pensamiento y asesores laborales recomiendan "amar lo que hacemos", aunque no nos guste o satisfaga del todo, aunque para Samsó la clave del éxito, la verdadera llave del tesoro o de la riqueza, radica en procurar "hacer lo que se ama", porque para prosperar hemos de conectar con nuestra verdadera persona, esa que funciona como nuestro guía interior y está más allá de las máscaras sociales.
"A menudo las personas que pasan por mi consulta saben muy bien lo que no quieren pero en cambio ignoran por completo lo que sí quieren. Muy pocos se marcan metas en la vida y las viven
como si estuvieran perdidos, improvisando o incluso viviendo las vidas de otros pero no las suyas", según Samsó.
En opinión del experto, en lo que respecta al dinero y el trabajo, muchas personas, aman lo conocido, aunque no sea de su agrado, así como la seguridad financiera, aunque la experiencia está demostrando que es pura fantasía y que muchos empleos son seguros hasta el momento del despido.
Para Raimon Samsó, "la mejora y el cambio siempre están fuera de la zona cómoda o de seguridad.
Y ahora es el momento de reivindicar el coraje y el atrevimiento para crear una vida mejor en lo económico. Es tiempo de grandes cambios, sobre todo de mentalidad".
Según el autor de "Manual de prosperidad", las personas no tienen problemas con el dinero, sino con sus creencias sobre el dinero. Nuestra economía personal es el resultado de lo que sabemos y no sabemos, de elecciones y de hábitos. La buena noticia es que una creencia, un pensamiento, siempre se puede cambiar".
¿Cuáles son sus creencias sobre el dinero y qué ha pensado antes de hoy para que sus finanzas sean como son ahora? "Sea cual sea su trabajo, la respuesta definitiva es vender amor. Si uno ama lo que hace, no volverá a 'trabajar' en el sentido clásico de la palabra, ni un solo día más en su vida", según el experto.
Para Samsó, "en un mundo donde todo sube de precio y los sueldos bajan, una nómina no parece ser la solución. Si se trata de ganar libertad, prosperar y tener autocontrol, la respuesta correcta es emprender un negocio propio, basado en el talento y en los servicios a los otros, que sea útil, invirtiendo poco dinero y mucha imaginación".
El 'consejo estrella' de este experto es "¡emprender, emprender!, crear una fuente de ingresos propia, añadir valor al mundo con una propuesta apasionada. Si uno ha perdido su trabajo y no encuentra en qué ocuparse, ha de crear su propio puesto de trabajo, emprender con corazón, hacer algo en lo que crea de verdad: aquello que ame y concuerde con sus valores más profundos".

CÓMO COMIENZAN ALGUNAS PELEAS MATRIMONIALES

Mi mujer  se sentó a mi lado en el sofá mientras yo pasaba de canal en canal.
Ella preguntó: "¿Qué hay en la tele?"
Yo respondí: "Polvo".


 
Y, entonces, la pelea comenzó....

 

============ ========= ========= =========

Cuando llegué a casa, ayer por la noche, mi mujer exigió que la llevase a un sitio caro. Entonces la llevé a una gasolinera.


 
Y, entonces, la pelea comenzó...

 

============ ========= ========= =========

 

Mi mujer y yo estábamos sentados en la mesa de un boliche, yo me estaba fijando en una chica borracha que estaba sola en una mesa próxima, y que balanceaba su copa.
Mi mujer preguntó: "¿La conoces?"
"Sí," dije yo. "Ella es una antigua novia mía... Sé que empezó a beber después de separarnos, hace ya bastantes años y, por lo que sé, nunca más ha vuelto a estar sobria.
"¡Dios mío!", dijo mi mujer, "nunca pensé que alguien pudiese celebrar algo durante tanto tiempo?"

Y, entonces, la riña comenzó...

============ ========= ========= =========

Me jubilé y fui a recibir la carta de jubilación. La mujer que me atendió solicitó mi carnet de identidad para verificar mi edad, el cual había dejado olvidado en casa.
La funcionaria, compadeciéndose, me dijo: "Desabótonese la camisa"
Así lo hice, dejando expuestos mis cabellos pectorales, crespos y plateados.
Ella me dijo: "Eso es prueba suficiente para mí", y procesó mi jubilación.
Cuando llegué a casa, conté a mi mujer, entusiasmado lo que me ocurrió.
Ella me dijo: "¡Vaya! ¿y por qué no te bajaste los pantalones?
Podrías haber conseguido una invalidez permanente.. . "

Y, entonces, la riña comenzó...

============ ========= ========= =========

La mujer está desnuda, mirándose en el espejo de la habitación.
No está feliz con lo que ve y dice al marido:
"Me siento horrible; parezco vieja, gorda y fea... Mi amor; realmente preciso de un elogio tuyo.
"Puesss... de la vista estás perfecta!!!" .

Y, entonces, la riña comenzó...


 
============ ========= ========= =========

Llevé a mi mujer al restaurante. El camarero anotó primero mi pedido:
"Quiero un churrasco bien jugoso, por favor." El camarero pregunta:
"¿Disculpe: ¿El Señor tiene contemplado lo de la vaca loca?"
"No, no; que ella misma pida lo que quiera!!!!" .

Y, entonces, la riña comenzó...

============ ========= ========= ========= ===

El marido vuelve del Médico y la mujer, toda preocupada, le pregunta:
"Y, entonces, que te dijo el Médico?".
"A partir de hoy, no haremos más el amor; me ha prohibido las cosas grasosas."

Y, entonces, la riña comenzó...

He aprendido

 He aprendido....que nadie es perfecto hasta que no te enamoras.
He aprendido que....la vida es dura pero yo lo soy más!!
He aprendido que....las oportunidades no se pierden nunca las que tu dejas marchar...las aprovecha otro..
 He aprendido que....cuando siembras rencor y amargura la felicidad se va a otra parte.
 He aprendido...que necesitaría usar siempre palabras buenas...porque mañana quizás se
tienen que tragar.
 He aprendido...que una sonrisa es un modo económico para mejorar tu aspecto.

He aprendido...que nopuedo elegir como me siento...pero siempre puedo hacer algo.
 He aprendido que...cuando tu hijo recién nacido tiene tu dedo en su puñito...te
tiene enganchadoa la vida.
 He aprendido que...todos quieren vivir en la cima de la montaña...pero toda la felicidad
pasa mientras la escalas.
 He aprendido que...se necesita gozar del viaje y no pensar sólo en la meta.
 He aprendido que...es mejor dar consejos sólo en dos circunstancias...cuando son pedidos y
cuando de ello depende la vida.
 He aprendido que...cuanto
menos tiempo derrocho...más cosas hago.

Mujeres divinas

Un narco descubrió que su Contador había desviado 10 millones de dólares de la caja.
El Contador era sordo. Por eso fue admitido en el trabajo, pues como no podía oír nada, en caso de una eventual detención y proceso, no podría actuar como testigo.
Cuando el Jefe le fue a preguntar por los 10 millones, llevó consigo a su Abogada, que conocía el lenguaje de las señales de los sordomudos.
El jefe pregunto al Contador:- ¿Donde están los 10 millones que te llevaste?
La Abogada usando el lenguaje de las señales, le hizo llegar la pregunta al Contador, que a su vez respondió con señales.
- Yo no sé de que están hablando.
La Abogada lo tradujo para el jefe.
- El dice que no sabe de que le hablamos.
El mafioso saco un pistola calibre .357 magnum y apuntó a la cabeza del contador, gritando:
- Pregúntale de nuevo…
La Abogada por medio de señales le dijo:
- El te va a matar si no le cuentas donde está el dinero.
El Contador respondió con señales:-Ok, ustedes ganaron, el dinero está en una valija marrón de cuero, que está enterrada en el jardín de la casa de mi primo Enzo, en el Nº 400 de la calle 26, bloque 6 del barrio de Santa Martha, mi primo no está ahora y regresara en dos meses.
El mafioso le preguntó a la Abogada.
- ¿Qué dice?
La Abogada respondió:
-
Dice que se la pela y que chingue usted a su madre viejo puto y mamón, que no tiene miedo de morir y que le faltan muchos huevos para apretar el pinche gatillo…. &#0&%#**;
 Moraleja: Si las mujeres fueran buenas, Dios tendría una, y si fueran de confiar, el diablo no tendría cuernos.




























lunes, 6 de diciembre de 2010

El Quinto Acuerdo

Miguel Ruiz junto con su hijo José Ruiz, acaban de sacar el libro “El Quinto Acuerdo” y me gustaría compartir con ustedes algunos de los puntos que tratan, porque considero que son valiosos para incorporar en nuestras vidas. Si no tuvieron la oportunidad de leer el libro anterior “Los Cuatro Acuerdos” se los recomiendo (pueden leer un artículo que escribí para Adelante sobre el tema en mi perfil de Facebook, en el margen inferior izquierdo donde dice notas). En este nuevo libro los autores hace un resumen de los primeros cuatro acuerdos e introducen el quinto: “Se escéptico (incrédulo) pero aprende a escuchar”. Los autores sugieren que vivimos en un mundo basado en ilusiones, como si estuviéramos soñando. Lo que creemos que es “la realidad” es en verdad nuestra interpretación de ella. Utilizamos palabras para describirla pero las palabras no son las cosas. Sin embargo el significado que le damos a las palabras puede construir o destruir relaciones y determinar la calidad de nuestras vidas.
Hay una invitación a reflexionar y dar lugar a la “duda” en nuestras vidas. Duda en el sentido de preguntarnos por las cosas y no dar por sentado que son como nosotros creemos o como las creen los demás. Dudar del significado que le damos a las palabras que usan las otras personas. Dudar para estar presentes a otras posibilidades. Dan un ejemplo muy interesante de cómo sería nuestra vida si la vamos a ver como una película al cine. Si después, vemos la película sobre la vida de cada uno de nuestros seres queridos desde la perspectiva de cada uno de ellos, probablemente encontremos que los actores (familiares) tienen personalidades y comportamientos diferentes en cada película. Esto nos hace reflexionar sobre cómo nos ven los demás, cómo nosotros los vemos a ellos y la distancia que puede haber entre todas las interpretaciones. Como seres humanos, somos máquinas de asumir y de creer que nuestros pensamientos están completamente anclados en “los hechos”, y que somos “dueños de la verdad”.
Como resultado no nos damos la posibilidad de dudar de nuestras interpretaciones y creencias de cómo somos nosotros mismos, nuestros seres queridos, nuestro mundo y nuestro futuro. Vivimos condicionados por lo que consideramos que es posible y por ideas y creencias que delimitan nuestras vidas.
Los autores nos invitan a convivir con “la duda” y a la vez escuchar para poder entender el significado que le dan a las palabras las otras personas. Esto nos permite entenderlos y poder relacionarnos con ellos de una manera que traiga mayor satisfacción a nuestras vidas. Es muy interesante la explicación que dan sobre el lenguaje y la creación de símbolos para comunicarnos y como las palabras son solamente palabras, la descripción de las cosas y no la cosas, el mapa no el territorio. Al entender esta diferencia, podemos distinguir en el lenguaje de los otros la interpretación que ellos hacen de su realidad, el significado que le dan, y desde ahí, al entenderlos, podemos interrelacionarnos desde un lugar diferente.
Los autores proponen que al escuchar a los demás, si prestamos atención al significado que le damos a lo que nos dicen, podemos lograr un nivel de conexión mucho mayor. Nosotros somos responsables por la interpretación que le damos a lo que nos dicen los demás. Esta idea es muy poderosa porque nos recuerda que tenemos la libertad de interpretar lo que sucede a nuestro alrededor de diferentes maneas al dar nuevos significado a las palabras. Como resultado podemos vivir de una manera poderosa y apasionada en vez de ser víctimas de las interpretaciones que hacemos de lo que los otros nos dicen. Como “artistas” podemos crear nuevos significados y jugar con las palabras de muchas maneras. No solo en cómo elegimos comunicarnos con los demás sino también con nosotros mismos. Los invito a leer el libro y a estar presentes en sus vidas al poder del lenguaje y a nuestra capacidad de usar las palabras para crear realidades que sean poderosas y enriquecedoras.